Distinguir entre riesgo de incumplimiento y riesgo de quiebra y sus implicaciones.

Distinguir entre riesgo de incumplimiento y riesgo de quiebra y sus implicaciones.

Cuando una empresa no paga su deuda, es una clara señal de estrés financiero y puede proceder en muy poco tiempo a una declaración de quiebra, declarada o no declarada. Según los estudios de OnDirect, solo uno de cada cinco incumplimientos caerá en bancarrota durante los períodos económicos normales. En estos momentos de crisis del Covid y Ucrania, este porcentaje puede aumentar de forma importante. Ya el Banco de España alerta de que una de cada tres empresas está en situación de insolvencia.

 

Si bien el riesgo de incumplimiento es importante, el riesgo de quiebra es el tema más importante para la mayoría de las contrapartes comerciales. Cortar los lazos con un cliente o proveedor demasiado pronto podría llevar a perder oportunidades de venta, mientras que llegar demasiado tarde podría resultar en pérdidas financieras significativas.

 

Por qué es importante

 

Cuando una empresa altamente apalancada se ve afectada, pueden surgir conflictos de intereses entre las partes interesadas y, ocasionalmente, entre los acreedores. Este problema es especialmente frecuente en las empresas que trabajan para las administraciones públicas, que actúan como grandes clientes o proveedores, donde su falla crea una catástrofe para todas las contrapartes involucradas. El incumplimiento puede ser un primer paso en el proceso de quiebra, a menudo contencioso. Sin embargo, normalmente hay tres escenarios fundamentales que pueden ocurrir después de un incumplimiento de la deuda:

  • Un cambio de rumbo empresarial
  • Un acuerdo de compra o fusión que involucra a otra empresa
  • Una declaración de quiebra seguida de la liquidación

 

Una empresa puede incumplir una o varias veces con su deuda y en realidad, nunca ir a la quiebra. La empresa podría técnicamente incumplir con los préstamos o créditos de los proveedores y las partes implementar una exención para preservar sus acuerdos. Aunque también es habitual que una empresa también podría perseguir un incumplimiento por su propia cuenta, con el fin de obtener una financiación alternativa. Ambas situaciones son importantes para los prestamistas; sin embargo, el efecto neto para los proveedores y los clientes suele ser limitado.

 

Para las empresas que realmente quiebran, puede haber un lapso de tiempo significativo entre la fecha del incumplimiento y la presentación de la quiebra ante los tribunales o simplemente desaparecer. La empresa puede recortar costos estratégicamente, intentar vender activos, obtener financiamiento adicional, realizar fusiones y adquisiciones o contratar expertos en reestructuración. Si esas acciones no tienen éxito, la quiebra se convertirá en un resultado cada vez más probable.

 

Se deben tomar medidas para mitigar el riesgo de contraparte que conduce a la quiebra. La clave es estar preparado con anticipación para que pueda tomar las medidas necesarias para proteger su empresa mientras sigue trabajando con un cliente o proveedor financieramente débil.

 

Los modelos de credit scoring que buscan predecir el incumplimiento no están totalmente estructurados para medir el riesgo de quiebra. Por lo tanto, un modelo predeterminado puede proporcionar alguna indicación de riesgo de quiebra, pero el momento y la probabilidad de tal evento pueden no estar claros. En OnDirect nuestra puntuación en los rating, ayuda a resolver ese problema mediante el uso específicamente de probabilidad de quiebra como la métrica de salida en lugar de extrapolar predicciones por defecto.

 

El puntaje OnDirect utiliza una escala de “1.0” (riesgo más alto) a “9.9” (riesgo más bajo) para medir el riesgo de quiebra y utiliza una banda de “5.0 a 5.9” de zona de cautela y probabilidad de incumplimientos conocida como zona amarilla. Una puntuación de OnDirect igual a un “5” o menos, conocida como la “zona roja”, indica estrés financiero y una alta probabilidad de quiebra. Tan sencillo como las notas del colegio de los niños y de fácil lectura e interpretación aunque no se tengas conocimientos financieros.

 

Una vez que la puntuación ha advertido de las tensiones financieras, todas las opciones deben ser puestas sobre la mesa. Recomendamos que las empresas que caen en la zona roja, como mínimo, sus proveedores deben revisar el negocio, realizar análisis y, si es necesario, hablar con la gerencia de la empresa y  cerrarles el crédito. Si la situación se presenta como “amarilla” o riesgosa, se deben mitigar esas exposiciones controlables pero peligrosas y se puede decidir aprovechar la oportunidad de trabajar con la empresa en dificultades, pero en términos prudentes y conservadores.

 

La puntuación de los Rating de OnDirect junto con otras herramientas dentro del servicio informes de Análisis de Riesgo Comercial, ayudan a los profesionales de la cadena de suministro y crédito a mitigar el riesgo financiero al tiempo que revelan oportunidades de crecimiento.

 

MABR